¿Apoyos o compra de votos?

Noticia escrita el: 9 julio, 2019 | Por: Tómas De los Santos H.

Como veo doy

 

Esta columna es para que usted amigo lector reflexione y a las cosas que están pasando las llame usted por su nombre, no es posible que siga creyendo que el Jefe del poder Ejecutivo Federal es una buena persona, que las cosas que dice y hace son para beneficiar a los más pobres, a los más necesitados; no…no…eso no es cierto, vamos a tocar un ejemplo que se acaba de vivir aquí en Puebla: El sábado pasado -6 de junio- de este mismo año se dieron a conocer las listas de los aspirantes a ingresar a una licenciatura o carrera universitaria de la BUAP, la sorpresa fue grande que en lo personal me dejó perplejo, cómo es posible que jóvenes con una escasa puntuación lograron ingresar a las facultades de la Máxima Casa de Estudios, no era posible que estuviera escuchando en las combis de pasajeros que hubo aspirantes que ingresaron hasta con 400 puntos.

 

Busqué gente conocida que me habían comentado que sus hijos habían realizado el examen de admisión, la pregunta obligada fue ¿si pasó el examen tu hijo, sí se quedó en la BUAP? La respuesta tajante fue sí, mi hijo se preparó demasiado y pasó con una calificación de 518 puntos a la licenciatura; otros, mi hija logró entrar a psicología con 423 puntos, pero sorpresa, casi me voy de espaldas cuando una conocida me dijo mi hija y mi sobrina sí entraron a la facultad de medicina con 650 puntos.

 

En automático me dije, esto es obra de Andrés Manuel López Obrador, sí, leyó usted bien, acéptelo por favor, cuando el señor López hizo campaña y visitó el estado de Puebla, dijo en su arenga a los reunidos “si su voto me favorece les aseguro que ningún estudiante se quedará sin escuela; no habrá más rechazados en la universidad”; ahí está lo que prometió. La nota no es el que ya entraron a la BUAP, no, hay que preguntarse ¿a dónde quedó la excelencia universitaria? ¿De qué sirvieron años y años de lucha de universitarios, derramamiento de sangre y asesinatos de profesores para lograr una Reforma Universitaria?

 

Cuando la Máxima Casa de Estudios obtiene el título de Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, las autoridades universitarias hicieron una limpia y sacaron a todos los fósiles que por años estuvieron metidos sin estudiar, y que sólo ocupaban un lugar que a otros les hacía falta. Los exámenes de admisión eran bastante difíciles para quien no estudiaba a conciencia, quienes aspiraban a una licenciatura tenían que lograr un porcentaje de 790 puntos y si alguien aspiraba a una carrera de ciencias de la salud (Medicina), tenía que alcanzar una puntuación mínima de 920 puntos, fueron generaciones que realmente se preparaban y estudiaban para ingresar a la BUAP, el gusto duró algo así como 5 lustros donde la BUAP arropó buenos estudiantes y arrojó excelentes profesionistas.

 

Hoy con la promesa del señor López llegan estudiantes más burros que terminarán siendo profesionistas mediocres: Estimado lector tome nota y anote la fecha para que dentro de cinco años tenga mucho cuidado al contratar los servicios de un profesionista, no sea que le toque consultar a un egresado de la generación más burra que entró a la BUAP por una compra de votos. Sí, esa promesa no es otra cosa que el pago de una compra de votos que llevaron a López Obrador a la Presidencia de la República.

 

Se ha preguntado ¿Hasta dónde son buenos los apoyos o compra de votos? ¿Qué tanto es lo que da el presidente de México y qué tanto es lo que quita?

 

Lea usted: Quitó los apoyos a las estancias infantiles.

 

Cada día hay menos medicamentos en los hospitales.

 

Ha despedido a cientos y cientos de empleados de las diferentes áreas de gobierno.

 

Canceló la construcción del aeropuerto que ya iba aventajado en su construcción para construir otro en un lugar no apropiado.

 

Deja sin apoyos a la Ciencia y la Cultura.

 

Puso a un futbolista que fuera el Gobernador de Morelos sin la capacidad y experiencia político-administrativa.

 

Despedaza gran parte de la selva del sur del país para que por ahí pase su famoso tren turístico.

 

Eliminó el seguro popular al que tenían derecho los más pobres.

 

Esto, nada más para que lo valore; pero qué da a cambio: Da dinero a los adultos mayores -tercera edad-, hoy se los multiplica; ¿le gusta a usted 10 millones de ancianos recibiendo el apoyo?

3 millones de jóvenes ninis que reciben su beca y que se la gastan en el vicio, lo digo con conocimiento de causa porque por aras del destino estuve en un lugar a donde van los chamacos y los escucha usted comentando con risas -es el apoyo de mi beca-. ¿Cómo ve?

¿Le gustan 15 millones de estudiantes que reciben su beca para ayudarse en los estudios y que finalmente se la terminan gastando sus padres? Aquí son de educación básica, educación media, media superior y superior.

¿Le parece bien un millón de madres solteras que reciben su apoyo? 

Se imagina la millonada tan grande que destina cada mes el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador; lo dije y lo digo una vez más, ese dinero entregado a Juan pueblo, sólo es un paliativo porque no les sirve para nada y tampoco les alcanza para vivir bien, pero se convierte en una compra de votos, el señor López sigue en campaña dizque apoyando, más bien comprando votos para las elecciones intermedias y las del 24, lo peor es que 30 millones de mexicanos que lo llevaron al poder no ven sus pifias, ya que López Obrador es sagaz, inteligente, astuto, y voluble; jamás va a decir que con ese dineral se pueden crear fuentes de empleo. Nos leemos en mi próximo comentario.

 


"Las opiniones en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Dialogo Sin Fronteras"