Mis alas rotas…

Noticia escrita el: 14 diciembre, 2019 | Por: Xilotl Alejandra

 

No sé cuándo, cómo, dónde y porqué mis alas quedaron rotas, sin sentido alguno y sin pensamiento que me haya hecho reparar en su ausencia.

Son tantas las preguntas que hay alrededor por la ausencia de mis alas, alas que extraño cuando miro y toco mi alma y noto que ya no están conmigo.

Ese dolor tan intenso que me provoca verlas rotas, pisoteadas y totalmente heridas y ya sin cuidado alguno para ellas, me hace falta tenerlas unidas a mí, pegadas a mi piel y sin dolor alguno.

Me he preguntado una y otra vez que pasó con mis alas, dónde se perdieron, que produjo el que se hayan roto.

Quién me las arrancó y dejo un total vacío a mi corazón.

En silencio sufro la agonía y la ausencia de ellas

Así sin respuestas y con un intenso dolor que hoy siente mi pecho y alma que también se encuentran rotos y sin querer ser reparados y a la espera de esa muerte lenta y silenciosa en la que hoy me declaro lista para despegar aunque no las tenga.

Cada mañana al despertar sentirás la tibieza que de mis alas emanaba y en ellas te dejabas abrazar, al anochecer notarás que la delicadeza y el rico perfume que de ellas desprendía se ha esfumado como el viento que se ha llevado para ya no volver.

Cómo olvidar que con ellas te abrace y me sentí el ave más hermosa, dulce y feliz, me sentí única, sentí que había recibido el regalo más hermoso que sólo un ser tan maravilloso me podría regalar.

Tocar con la punta de mis alas ese rostro tibio y color de rosa que sonreía al verme y con sus dedos suaves apretaba mis plumas, -con solo tocar suavemente con tus manitas me demostrabas que “Hay muchas formar de abrazar, y que hay suaves caricias que tocan el alma”.

Mirar como entre caídas y caídas elevabas el vuelo y así despegabas para recorrer el mundo a través de los días, meses y años.

Con mis alas cure heridas, seque lágrimas e hice a un lado la tristeza que por el momento pasabas.

Mis alas rotas poco a poco me hacen padecer esa tristeza y reparo entonces que ya no están conmigo.

Esas alas rotas que hoy no están aquí fueron las que con suave y delicado amor te cubrieran, protegieran.

Hoy con mis alas rotas sólo te digo que gracias por haber llegado a mi vida y haberme regalado la dicha de ser haber sido feliz, feliz aunque haya sido sólo por un breve espacio.

Deseo que jamás nada ni nadie rompa esas alas tan frondosas, grandes y de bello plumaje, ya que al no tenerlas la vida se va poco a poco.

Esas alas rotas que un día te acariciaron el alma, sólo te piden que jamás olvides  el gran AMOR que de ellas brotaban para ti.

Alas rotas ayúdenme a elevar el vuelo y surcar el cielo inmenso y ser ese ángel que un día en su vida no pude ser.

 


"Las opiniones en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Dialogo Sin Fronteras"