HELED primera literatura fantástica mexicana hecha por Armida Quintanilla

Noticia escrita el: 14 marzo, 2017 | Por: Juan Carlos Cacho Rodríguez

Armida Lisset del Río Quintanilla es la primera escritora poblana en México que plasma literatura fantástica en libros hechos artesanalmente, hermana menor de tres hijos; “imprimo libro por libro y los empasta mi papá de forma artesanal”, reveló efusivamente.  –HELED– es el nombre de su oda que consta de 5 tomos y a nivel nacional están a la venta las primeras 2 sagas, distribuidas en librerías de prestigio como Gandhi, El Sótano y Gonvill. HELED es una saga fantástica y narra la lucha entre el bien y el mal que está dentro de cada persona.

La luz es luz y la oscuridad es oscuridad; sin embargo la persona más buena tiene un grado de oscuridad y la persona más mala tiene un rayo de luz. A raíz de la identidad en cada personaje se externa una disputa de poderes entre los Benaianos quienes son completamente luz, y los Abadoneses que son completa oscuridad.

Ramón del Río Quintanilla

Amitai es  inmortal y es la persona más grande del  reino de Benaia quienes combatirán la oscuridad. La oscuridad no maneja dones sino poderes y a raíz de escoger lo que ellos quieren se vuelven oscuros para habitar en el reino de Abadon; reino oscuro lleno de nubes negras y seres que evolucionaron  para vivir en la oscuridad, su piel es pálida grisácea, cuerpos delgados y encorvados, con ojos tipo gato, sin luz el paisaje de su tierra es espectral. Los benaianos son bellos físicamente, son personas normales, pero lo que hace que se vean hermosos, es la luz que llevan dentro de su ser, esto los hace verse divinos.

La historia de la saga proviene de los sueños que Lisset tiene desde los 5 años, a los cuales sus padres le llaman “sueños interactivos”, es decir; cuando sueña que tiene un golpe o cae por un borde, al día siguiente amanece con un moretón sin alguna explicación.  “Si yo sueño que tengo un golpe o que me caigo, amanezco con un raspón o moretón. Conforme fue pasando el tiempo fui creando una historia en mi cabeza”, detalló en entrevista para Diálogo Sin Fronteras”. El tiempo pasó y Armida creció en busca de libros ficticios que contuviesen historias similares con las que soñaba, sin embargo cada vez que iba a las librerías o a las bibliotecas, la mandaban a la sección de Hadas, por tal motivo y a raíz de su Hiperactividad extrema, decidió estudiar cinematografía donde descubrió el gusto de ser cinéfila.

¿Por qué escribir un libro de literatura fantástica y no otro género?

Ramón Del Río Quintanilla

“Como está basada en los sueños ese género en ese tiempo no existía como tal; cuando empiezo a escribir mi libro empezaron las películas de Harry Potter y El Señor de los Anillos, en realidad lo que quiero dar a conocer es la historia de esos sueños que he tenido, no porque yo quisiera ser escritora de un género específico”,  Relató Armida. Sin embargo dentro de sus sueños ha estado como espectadora de las historias, donde vive y siente toda la aventura de los personajes y en otros sueños ella ha sido parte de los personajes. Dentro de las letras que se plasman en HELED y los diseños de los que está hecho el libro, hay un detrás de cámara, hay un proceso y están las personas que trabajan y trabajaron arduamente para cumplir un sueño en conjunto. Ahora el sueño está hecho realidad y otro que culminó con un final inconcluso. Así es, las imágenes, trazos, símbolos e ilustración en general fue diseñado por Ramón del Río Quintanilla hermano mediano de Armida. Ramón fue el ilustrador de HELED sólo vio a la luz el primer tomo, murió a la edad de 33 años el 5 de noviembre de 2012, diez días después se presentó ante medios de comunicación y sociedad poblana el Libro.

Ramón Del Río Quintanilla

“Cuándo pasó eso, todos los días me despertaba creyendo que era una pesadilla, ¡pues no!; en esa semana no dormí ni comí bien, hasta que mi papá habló conmigo y me di cuenta de que tenía 2 opciones, rendirme y  dejar que todo el sueño que teníamos juntos muriera con él o luchar porque fuera una realidad y cumplir el sueño de mi hermano que siempre quiso ser inmortal, mi meta es volverlo inmortal con los libros” detalló Armida en entrevista para Diálogo Sin Fronteras, con ojos cristalinos por las lágrimas atoradas que no dejó caer, sin embargo se mantuvo como los Olmos intacta ante la tempestad, una mujer profesional, fuerte y llena de vida.

Su hermano el ilustrador de la saga siempre fue el soñador, era idealista, el pintor, excelente dibujante lleno de una imaginación con formas, colores, vectores, líneas, círculos, figuras inexistentes, pero Ramón siempre dio vida y forma a lo irreal; era Ramón el magnífico. Antes de su muerte en plática con su hermana, le dijo que no se preocupara por él, puesto que todo iba a salir bien, todo iba a mejorar; sin embargo Armida con el dinero en mano destinado para la impresión del libro lo destinaría para la mejora en salud de su hermano.

Ramón Del Río Quintanilla

Por otra parte Ramón le replicó que siguiera sus sueños, pues él estaría bien. Lo inevitable de la vida le llegó al hijo mediano de la familia Quintanilla; el tiempo de despedirse de este mundo para trascender a la inmortalidad en otro universo culminó en el hospital, los sueños y metas que Ramón tuvo se fueron con él cuando por última vez el brillo de sus ojos se opacó con el cierre de los parpados que una vez vieron crecer flores, caer truenos y sentir la lluvia escurrir por su cuerpo. Con la voz quebrantándose y pequeñas lágrimas que salieron de Lisset puntualizó que pudo haberse evitado el fallecimiento pero por negligencia médica las metas de Ramón del Río Quintanilla terminaron a la edad de 33 años. La autora de –HELED – quería ser famosa por su saga, darles vida a sus personajes y proyectarlo en cine e inclusive realizar una serie, sin embargo la vida es una ruleta y en la actualidad la meta que tiene es decirle a su hermano y a su familia “lo logré, terminé”

“Cuando mi hermano el mediano falleció, mi hermano el mayor estuvo aterrado, ellos cumplían años el mismo día con diferencia de dos años, yo ya había comprado el regalo de los dos porque siempre les he comprado todos los años, hasta la fecha le sigo comprando regalo al mayor. Yo tenía fe en que iba a salir a delante, él nunca se enfermaba, siempre fue tranquilo entonces alguien que puede sobrevivir a algo grave es él” Expresó. A raíz de la lamentable pérdida familiar ocasionó en A. Quintanilla que seguir con los tomos era la razón más fuerte sin importar lo que la gente piense y diga, también en cada libro que realice estará Ramón el magnífico. “Mi libro no es monedita de Oro conque algunos cuantos lo lean voy a ser feliz y voy a lograr que mi libro le llegue a todo mundo, porque él ya no está aquí pero yo sí y sigo respirando”. Los últimos 4 años se ha hecho cargo de sus padres y los sueños de Armida ahora son acompañados por la familia, donde Armida Quintanilla Jiménez, Madre de Lisset es la tesorera y encargada de que las cuentas para las ventas e impresiones de las sagas estén al corriente. Luis Antonio del Rio Valencia, padre de Armida Lisset es el encargado de empastar los libros para que queden presentables a la hora de sus exposiciones ante la sociedad. El mejor crítico que ha tenido es su padre, puesto que fue el primero en leer su obra y le hizo saber a su hija que era un libro listo para la sociedad, con buena trama, historia e ilación de los tiempos, cabe mencionar que a Don Antonio no le atrae la literatura fantástica y le encantó la oda de su hija. HELED te dejará con ganas de seguir imaginando en que puedes ser un ser de luz o un ser de oscuridad, pues no sólo son letras al aire.

Ramón Del Río Quintanilla

Es una literatura realizada a base de lágrimas, desvelos, deudas, sacrificios, muerte y sangre, pero sobre todo está hecho de hermandad y con un gran mensaje. Nada en esta vida es fácil y habrá perdidas familiares sin embargo depende de cada persona si quiere quedarse en un bache o superarse y saber lo que depara el destino.

Armida una mujer con gran fortaleza que ha logrado romper barreras intelectuales en una sociedad dura para leer y ágil para criticar, seguirá plasmando sus sueños hasta que deje de anhelar y lo más importante soñar. Honor a quien honor merece. “La batalla ha comenzado, pero la guerra, esa aún ni siquiera se asoma, dando a lugar a esperar lo peor cuando ésta inicie en el Silencio de la Devastación se encontrará el Amor”.

Facebook: Saga HELED