AMLO acusó de corrupto a Bartlett en 1995; hoy lo protege

Noticia escrita el: 6 octubre, 2019 | Por: Luis Alberto Gonzalez

ETIQUETA CON DESTINO

 

 

 

El ex gobernador de Puebla y actual Director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, pone en entredicho la 4ª Transformación -4T- tras los señalamientos que hizo el periodista Carlos Loret de Mola al denunciar su enriquecimiento y el cúmulo de propiedades que no declaró ante la Secretaría de la Función Pública.

Ante los señalamientos de contar con 23 propiedades y 10 empresas constituidas en donde participan, él, sus hijos y su pareja sentimental (que no concubina, ni esposa), el funcionario se dijo víctima con señalamientos incorrectos y agraviantes, pero habló de ser honorable.

Ahora el libro que pronto saldrá a luz del periodista, escritor e investigador José Martínez M, y que llevará por título “Bartlett y Julia más que un romance, Los claro obscuros de Manuel Bartlett, poder, corrupción e impunidad”. Podría desnudarlo

El adelanto de lo que será este libro lo hizo este 1 de octubre la Agencia Difunet y autoriza la reproducción parcial o total.

En el mismo habla de los negocios de Manuel Bartlett Díaz, su socio y amigo Ignacio Cobo, así como su pareja Julia Abdala Lemus, logró salir de la pobreza cuando inició su relación con el ex gobernador en 1999, tras divorciarse ambos.

El texto además lleva capítulos del libro que escribió en 1995 AMLO, Andrés Manuel López Obrador, “Entre la historia y la esperanza” de la editorial Grijalbo donde denuncia negocios inmobiliarios de Bartlett y Cobo, cuando el suegro de este último era gobernador de Tabasco, Mario Trujillo García.

En seguida parte de los textos del nuevo material que saldrá a la venta próximamente y que ahora lanza como un adelanto la Agencia Difunet y que escribe José Martínez M:

“Recurrí a Cobo a sabiendas de su íntima relación con Bartlett, la que luego me reconfirmó con una dedicatoria de puño y letra del propio Bartlett en el libro Juicio por daño Moral. Estudio de Caso La Caída del Sistema, en la que se lee: “Para Ignacio Cobo con cariño por los más de 50 años de amistad” y en seguida el nombre de Manuel Bartlett.

En ese libro bajo el sello de editorial Porrúa, Bartlett se auto exonera del fraude electoral de 1988 que impuso a Carlos Salinas de Gortari en la silla presidencial.

Cuando el periodista Carlos Loret de Mola detonó el escándalo sobre las millonarias propiedades del flamante director de la Comisión Federal de Electricidad no me sorprendí de la denuncia periodística pues casi cinco lustros atrás el propio Andrés Manuel López Obrador había denunciado en su libro Entre la historia y la esperanza publicado en el año de 1995 por la editorial Grijalbo, los negocios inmobiliarios entre Bartlett e Ignacio Cobo, cuando el suegro de éste último, Mario Trujillo García desempeñaba el cargo de gobernador del estado de Tabasco (1971-1977).

En ese libro López Obrador denunciaba que durante el gobierno de Trujillo muchos políticos y empresarios aprovecharon para sumarse a los negocios de la urbanización de la ciudad de Villahermosa, capital del estado.

Escribió López Obrador en su libro:

“En ese sexenio, por hablar sólo de un negocio, los terrenos de Manuel Bartlett Díaz, que había heredado de su padre, Manuel Bartlett Bautista, fueron urbanizados de una peculiar manera.

“Bartlett hijo se asoció con el yerno de Trujillo, Ignacio Cobo, y ambos acordaron que éste se encargaría de introducir todos los servicios públicos (pavimento, agua, drenaje y energía eléctrica) y una vez concluido el trabajo se dividirían por mitad el nuevo fraccionamiento residencial Framboyanes.

“Así ocurrió, pero claro está que todas las obras de infraestructura se hicieron con cargo al erario”.

La revista Proceso consignaba la denuncia de López Obrador y arremetía aún más contra Bartlett a quien el propio AMLO acusaba de seguir actuando con plena impunidad como gobernador del estado de Puebla.

“Cualquiera que sea el escenario posible en el derrumbe del antiguo régimen político mexicano, lo cierto es que Bartlett en Puebla, (Patricio) Chirinos en Veracruz, (Rubén) Figueroa en Guerrero, (Roberto) Madrazo en Tabasco, (Víctor) Cervera Pacheco en Yucatán o (Ausencio) Chávez en Michoacán, están desatados, actuando con plena impunidad. Han tomado el federalismo como patente de corso para atropellar los derechos individuales y políticos de los ciudadanos”, escribió López Obrador.

Una muestra de esa añeja amistad es la participación de Ignacio Cobo en la Fundación Casa de Las Mercedes fundada en 2001 y cual es presidida por Julia Abdala Lemus, la pareja sentimental de Bartlett.

Cobo y Bartlett aparecen como fundadores de dicha fundación junto a otros conspicuos personajes como Ángeles Espinosa Yglesias, Claudia Colimoro Sarellano, Mauro Uscanga Villalobos y José Felipe Abed Rouanett.

De acuerdo a las declaraciones de Bartlett, la señora Julia Elena Abdala Lemus es su pareja sentimental desde el año 1999. Públicamente Bartlett ha dicho que ambos mantienen una relación de 20 años.

Bartlett conoció a Julia Abdala en 1999 cuando concluía su gestión como gobernador del estado de Puebla y se alistaba para contender como uno de los cuatro precandidatos del PRI a la Presidencia de la República para las elecciones de julio del año 2000.

Julia, quien había estudiado periodismo, se inició en el oficio como reportera en 1986 en el periódico El Heraldo de Puebla en donde tenía a cargo los suplementos especiales del gobierno, años después trabajó como conductora del Canal 40.

Hija del fabricante textilero Jorge Abdala, de ascendencia libanesa y de madre mexicana, Julia fue designada por Javier Moreno Valle como conductora del programa Realidades, cuyo conductor estrella era el periodista Ciro Gómez Leyva.

Entre los ires y venires del Canal 40, Julia Abdala recibió en 1999 la encomienda de entrevistar a Manuel Bartlett como precandidato del PRI a la Presidencia de la República.

Como muchos periodistas que han sufrido la soberbia de Manuel Bartlett, a Julia le ocurrió lo mismo. En un principio después de entrevistarlo, a Julia no le resultó simpático; sin embargo, el político quedó flechado por la guapa e inteligente reportera. Después de quedar prendado Bartlett la buscaba con insistencia pero ella estaba casada y tenía hijos. Fue hasta que Julia se divorció en los meses siguientes cuando por fin estableció una relación con su flamante pretendiente que soñaba con ser presidente de México.

En la entrevista Bartlett le coqueteaba, el hecho de que ella estaba casada no le importaba. Él la colmaba de atenciones y ella sabía que el político le ofrecía un mundo abundante y estable, contrastante con la vida que llevaba en su matrimonio. Al poco tiempo le apostaron a un romance a sabiendas de que ambos mantenían dos modos de vida y una enorme diferencia de edades.

Lo malo es que Julia llegó a los brazos de Manuel Bartlett cargada de deudas.

En el año 2000 apareció el nombre de Julia en una de las 73 hojas del informe del consultor externo Michael W. Mackey. Se trataba de la Lista Consolidada de Transacciones Reportables del Fobaproa.

Julia Abdala Lemus la deslumbrante novia de Bartlett aparecía en la lista negra del Fobaproa con un préstamo personal por 493 mil pesos otorgados de manera inapropiada por Bancreser.

Julia Elena no pagó la deuda que pasó ser parte de las estadísticas rojas del Fobaproa.

A partir de su relación con Manuel Bartlett, Julia constituyó su fundación Las Mercedes y comenzó a figurar en una activa vida social al lado de prominentes personalidades del jet set en las pasarelas de alta moda y en las sofisticadas fiestas de los ricos y poderosos.

No es que Julia provenga de una familia adinerada pues incluso su padre Jorge Abdala, que era un pequeño industrial en 1975, solicitó al gobierno del presidente Luis Echeverría apoyo fiscal para su empresa fabricante de ropa para equipos de futbol (calcetín, calceta y medias). El empresario solicitaba una reducción de 70 por ciento de los impuestos de la maquinaria de importación para la fabricación de sus productos textiles.

Lo cierto es que tras el escándalo desatado por las revelaciones del periodista Carlos Loret de Mola sobre las propiedades inmobiliarias y las empresas de su pareja y los hijos de Manuel Bartlett, para justificar el “éxito” empresarial de Julia se comenzó a señalar que ésta provenía de una familia prominente de empresarios.

No obstante lejos de provenir de una de las familias prominentes de la clase empresarial, el sobrino de Julia Elena, Rodrigo Abdala Dartigues es el flamante Coordinador Estatal en Puebla de los Programas Federales del Gobierno de la República. Sin ningún mérito propio más que el simple hecho de haber sido el “secretario particular” de Manuel Bartlett, el joven Rodrigo no le regatea ni un ápice de poder al gobernador Miguel Barbosa, aunque el superdelegado tenga en contra a los casi 8 mil empresarios aglutinados en el Consejo de Organismos Empresariales (COE).

Como sea, Julia Elena desde que comenzó su romance con Bartlett pasó a convertirse en una prominente empresaria que se autoproclama como la coleccionista más grande del mundo de joyería de fantasía y una benefactora de las mujeres desprotegidas con su Fundación Casa de Las Mercedes.

¿La historia continuará y López Obrador sostendrá a Bartlett Díaz?

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS

Correo: lagg9756@yahoo.com.mx

Twitter: @Luiguiglez


"Las opiniones en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Dialogo Sin Fronteras"