La gastronomía mexicana debe contar legalmente con valor patrimonial y económico para generar más empleos:

Noticia escrita el: 8 septiembre, 2020 | Por: Administrador

 

 

 

En cumplimiento al compromiso del Grupo Parlamentario del PRI para impulsar la reactivación económica, ante la grave crisis que vive el país, los legisladores Lucero Saldaña Pérez y Fernando Galindo Favela, presentaron la iniciativa que expide la Ley Federal de Fomento a la Gastronomía Mexicana.

 

Del mismo modo, a 10 años de que la Unesco nombró a la cocina tradicional mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, la diputada Lucero Saldaña exhortó a la Secretaría de Educación y Economía, para que lleven a cabo acciones en el territorio nacional, con motivo de conmemorar este aniversario.

 

Asimismo, Saldaña Pérez hizo un llamado a la Secretaría de Relaciones Exteriores y a los titulares de los poderes ejecutivos de las entidades federativas del país, para que lleven a cabo acciones en el ámbito internacional para conmemorar los diez años del reconocimiento a nuestro legado culinario.

 

“Sin lugar a duda, la cocina tradicional mexicana es un modelo cultural completo que comprende historia, rituales, actividades agrarias, conocimientos prácticos antiguos, creatividad, diversidad, técnicas culinarias, aplicación de usos y costumbres, así como comportamiento comunitario ancestral”.

 

En tanto, la propuesta de iniciativa de ley, ordenamiento dividido en dos títulos, con 14 artículos, contiene el enfoque integral de derechos orientados a la educación, salud, diversidad cultural, equilibrio ecológico y desarrollo sustentable y su objetivo es, fomentar la productividad y el empleo. “La gastronomía tendrá prioridad en el desarrollo económico y social de México y garantizará su salvaguarda con políticas públicas patrimoniales”.

 

En la exposición de motivos, los legisladores priistas proponentes, explicaron que apoyar al sector de la gastronomía implica potenciar la productividad y la competencia, debido a que también, se estaría fomentando a otras industrias con las que tiene relación, como la industria restaurantera, el turismo, transporte de alimentos, manufactura de utensilios y menaje, fabricación de sillas, mesas, manteles, la empresa del acero y la madera.

 

La nueva norma jurídica propuesta, precisa el GPPRI, está adecuado a las recientes reformas aprobadas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (LOAPF) para que las Secretarías de Economía, Bienestar, Agricultura y Desarrollo Rural y Medio Ambiente y Recursos Naturales, sean las responsables en la distribución y comercialización de productos y el abastecimiento de los consumos básicos de la población; así como de impulsar la cadena de valor productiva agroalimentaria.

 

A la Secretaría de Salud se le manda, atender los temas relacionados con la alimentación y nutrición, con la finalidad de garantizar la calidad en los alimentos.

 

La industria se encuentra integrada prioritariamente por los sectores de agricultura, ganadería y pesca, que fungen como los principales proveedores, sin embargo, también se incluyen sectores que participan activamente como es el caso del transporte, el acopio, la conservación, almacenaje, preparación y la comercialización de productos, precisó la diputada por el estado de Puebla, Lucero Saldaña.

 

“La ley dispone apoyar a las empresas de todos los tamaños, lo que indica, estímulos económicos a los pequeños y medianos productores, cuyos procesos son tradicionales, manuales, con tecnología mínima o escasa, que a veces se confunden con elementos artesanales”.

 

Los legisladores destacan  la importancia de la Gastronomía Mexicana pues no solo radica en el valor culinario que posee, sino en la interrelación que guarda con elementos que nos dan identidad y nos diferencian del resto del mundo y recordaron que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconoció nuestro patrimonio, cuando el 15 de noviembre de 2010, quedó inscrita la cocina tradicional mexicana en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.