Niñas, niños y adolescentes deben ejercer ciudadanía y ser escuchados para impulsar políticas públicas

Noticia escrita el: 15 febrero, 2021 | Por: Administrador

 

El reto en México es que muchos niños, niñas y adolescentes no obtienen educación cívica en la escuela, en su casa y sus comunidades para contar con mejores herramientas no sólo para la vida, sino para ejercer una ciudadanía activa, señaló la Oficial de Educación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Paola Gómez Espinosa.

Al participar en el ciclo virtual organizado por el Instituto Nacional Electoral #INEincluyente “La importancia de las políticas públicas en materia de educación cívica dirigida a la niñez”, acompañada de la Consejera Adriana Favela Herrera, en el que ambas coincidieron en afirmar que las voces de los niños deben ser escuchadas en la elaboración de políticas públicas.

Favela Herrera subrayó que el INE realiza varios ejercicios dirigidos a niñas, niños y adolescentes como ocho Consultas Infantiles y Juveniles desde 1997; 11 ediciones del Parlamento de Niñas y  Niños de México; libros ilustrados de la “Colección Árbol”; Cuentacuentos y Talleres; el   Consejo de Participación del INE, entre otros.

Con ello, agregó, el INE impulsa la participación, la educación cívica y el acercamiento a la construcción de ciudadanía, pero “también tenemos que lograr que estas niñas, niños y adolescentes expresen sus ideas e inquietudes, pero, sobre todo, tienen que ser escuchados por las instituciones, para de ahí crear políticas públicas y una mejor solución a los problemas”.

En su exposición, Paola Gómez, representante de UNICEF, sostuvo que se debe avanzar progresivamente a una participación efectiva liderada por las niñas, niños y adolescentes.

Destacó que la educación cívica es un proceso orientado a la construcción de valores y prácticas democráticas en una sociedad.

“El gran desafío que encontramos en México es que muchas niñas y niños no están obteniendo esta educación cívica ni en la escuela, ni en sus casas, ni en sus comunidades para tener mejores herramientas para la vida, para el aprendizaje, para el trabajo, para la ciudadanía activa y participativa”, enfatizó.

Reconoció la labor que realiza el INE a través de la Consulta Infantil y Juvenil, donde ha participado la UNICEF y la Estrategia Nacional de Educación Cívica (ENCCÍVICA), que muestra un diagnóstico del país, pero también un problema como es la debilidad de la cultura democrática en México.

“Las y los mexicanos tenemos desinterés y desconfianza en los procesos de toma de decisiones y de participación de la vida pública, así como un desencanto con los resultados”, este problema refleja las circunstancias que viven las niñas, niños y adolescentes.

La representante de UNICEF mencionó la importancia no sólo de realizar estos ejercicios para escuchar a la niñez, sino de instrumentar políticas públicas bajo el enfoque de derechos.

Lamentó que las acciones llevadas a cabo no se reflejen en la realización de políticas públicas. “Entonces los niños dicen y opinan, pero estamos fallando al enfoque de derechos sobre rendición de cuentas, transparencia y retorno de resultados que son parte de los elementos de derechos a la participación”.

Consideró que se cuenta con elementos para elaborar una hoja de ruta como la ENCCÍVICA, la Consulta Infantil y Juvenil, así como acciones de la UNICEF para que las diferentes instancias retomen las voces de los niños y se instrumenten políticas públicas.